Buen Gobierno y Gobernanza

El buen gobierno implica  que exista gobernanza, la cual se define como el proceso mediante el cual el gobierno y los ciudadanos interactúan para diseñar y aplicar políticas públicas, trabajando en el marco de un conjunto de reglas formales e informales que son moldeadas por el poder.

El buen gobierno (good governance), se define como la forma de ejercicio del poder de un país caracterizada por rasgos como la eficiencia, la transparencia, la rendición de cuentas, la participación de la sociedad civil y el estado de derecho, que revela la determinación de utilizar los recursos disponibles a favor del desarrollo económico y social.

Un buen gobierno tiene ocho características:

  1. Participación
  2. Legalidad
  3. Transparencia
  4. Responsabilidad
  5. Consenso
  6. Equidad
  7. Eficiencia y eficacia
  8. Sensibilidad

 

Participación

La participación tanto de hombres como de mujeres es el punto clave de un buen gobierno. La cual puede ser directa o a través de intermediarios, instituciones o representantes legítimos.

Para participar es necesario que la sociedad civil esté bien informada, organizada y que haya  libertad de expresión

LEGALIDAD

El buen gobierno necesita que su marco legal sea justo y que se imponga de forma imparcial. También requiere una protección de los derechos humanos. La imposición imparcial de la ley requiere de un poder judicial independiente e imparcial y de una fuerza política incorruptible.

TRANSPARENCIA

Significa que las decisiones que se lleven a cabo se realicen de forma tal que sigan las leyes y normas establecidas y que la información estará disponible para cualquier persona afectada por esas decisiones así como su implementación.

Se refiere también a que se facilite la suficiente información y que sea fácilmente comprensible.

RESPONSABILIDAD

El buen gobierno requiere que su aparato funcione con responsabilidad. Por eso se llama a sus integrantes funcionarios públicos. Que las instituciones sirvan a toda la sociedad y atiendan y resuelvan los problemas en un tiempo razonable.

CONSENSO

El buen gobierno requiere mediación entre los diferentes intereses de la sociedad para alcanzar un amplio acuerdo en lo que concierne a los mayores intereses del conjunto de la comunidad y establecer cómo se pueden llegar a realizarlos.

Es necesario considerar una perspectiva amplia y a largo término sobre las necesidades del desarrollo sostenible y  cómo alcanzar los objetivos de este desarrollo, unificando criterios a través de la mediación perseverante. Ayuda, y mucho, el propiciar el acercamiento de la sociedad a sus raíces históricas y culturales, y en general a todo aquello que contribuye al concepto de nación.

EQUIDAD

Una sociedad de bienestar depende de que si asegura que todos sus miembros sienten que forman parte de la misma y no se sienten excluidos de la  mayoría de su sociedad. Para ello se necesita que todos los grupos, pero especialmente los más vulnerables, tengan las oportunidades para mejorar o mantener su situación de bienestar.

EFICACIA Y EFICIENCIA

Buen gobierno significa que los procedimientos y las instituciones lleguen a resultados que necesita la sociedad al tiempo que lo hacen utilizando de la mejor forma posible los recursos de los que disponen.

El concepto eficiencia en el contexto del bue gobierno también incluye el uso de los recursos naturales de forma sostenible y protección del medio ambiente.

SENSIBILIDAD

Las instituciones gubernamentales, el sector privado y la sociedad civil deben ser sensibles a las demandas del público y a sus grupos de interés, una institución es sensible a aquellos que estaría afectando por sus decisiones y acciones.

 

INDICADORES QUE MIDEN LA CALIDAD DE UN BUEN GOBIERNO

El Banco Mundial para evaluar la calidad de gobernabilidad de un país, contempla  los siguientes  indicadores.

1.- Voz y rendición de cuentas, considera varios aspectos del respeto y ejercicio de los derechos humanos y políticos y de las libertades civiles de los individuos, tales como la participación en la elección de gobernantes, la libertad de expresión y la libertad de asociación.

2.- Estabilidad política y ausencia de violencia, comprende la probabilidad de que surjan amenazas o cambios que puedan afectar la estabilidad del gobierno y sus instituciones, tales como la violencia interna y el terrorismo; y monitorea la implementación y continuidad de las políticas públicas.

3.- Efectividad gubernamental, incluye aspectos como la competencia de la burocracia y la calidad de los servicios públicos, así como su grado de independencia de presiones políticas, la calidad de las políticas públicas, gobierno digital, entre otros.

4.- Calidad regulatoria, Comprende la habilidad del gobierno para formular e implementar políticas y regulaciones que permitan y promuevan el desarrollo del mercado y del sector privado, por ejemplo la agilización y disminución de los trámites para abrir un negocio.

5.- Control de corrupción, considera la medida en que el poder público se ejerce para obtener ganancias privadas, incluyendo las pequeñas y las grandes formas de corrupción, así como el grado en que el Estado está capturado por intereses privados.

6.- Estado de derecho, estima la calidad en el cumplimiento de los contratos,  la impartición de justicia en los tribunales y la calidad de la policía, así como la incidencia del crimen y la violencia.

 

CONCLUSIÓN.

Tras los argumentos expuestos, los buenos gobiernos cuentan con instituciones sólidas capaces de generar un entorno que favorece el desarrollo del sector privado, la reducción de la pobreza, la prestación de servicios valiosos y la confianza de los ciudadanos, una relación de confianza que se establece cuando las personas participan en el proceso de toma de decisiones del Gobierno y saben que sus opiniones son escuchadas.

Bibliografía.

Diccionario de Acción Humanitaria y Cooperación al Desarrollo Humano

Documento de la Comisión Económica y Social de la Naciones Unidas para Asia y el Pacífico (UN ESCAP)

Ana Silvia Santillana García

Es Lic. En Contaduría Pública por la Universidad Autónoma de Puebla. Cursó el Diplomado Nacional a Distancia de Formación de Educadores para la Democracia, Diplomado en Derecho Electoral, Seminario de Auditoria Gubernamental, Diplomado en Fiscalización Superior y el Diplomado Nueva Ley de Rendición de Cuentas y Fiscalización Superior del Estado de Puebla en el Marco del Sistema Nacional Anticorrupción. Actualmente es Directora General del Grupo Consultor Soluciones Integrales Gubernamentales y Empresariales, S.C. así como Capacitadora Nacional del Partido Acción Nacional.