¿Realmente las y los mayores de 40 años serán grandes para seguir trabajando?

Por Alejandra Escandón

Para comenzar con este artículo, considero oportuno destacar que en México, de acuerdo con elInstituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el desempleo afecta aproximadamente a 469 mil 629 personas de 40 años y más, situación de la que podemos inferir que las empresas hoy en día optan por contratar a personas jóvenes para desarrollar múltiples actividades laborales.

En este contexto, es evidente que la edad se ha convertido en un filtro utilizado por las y losempleadores para seleccionar al personal para sus empresas, motivo por el cual es que actualmente una cuarta parte de la población mexicana desempleada tiene 40 o más años de edad.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación ha establecido que los anuncios en los cuales se establece un rango de edad constituyen actos discriminatorios al condicionar o negar el derecho al trabajo y, a su vez, excluir en el 90% de las vacantes ofrecidas a las y los empleados mayores de 35 o 40 años, criterio que también sostuvo la SupremaCorte de Justicia de la Nación en una sentenciaemitida en noviembre de 2014 por la publicación de dos ofertas de empleo en el periódico Reforma, realizada por una empresa dedicada al medio restaurantero, una de las cuales ofertaba un puesto de recepcionista, y cuyos requisitos consistían enescolaridad preparatoria o carrera técnica; edad de 18 a 25 años; sexo femenino; experiencia de un año en recepción o relaciones públicas; excelente presentación, estatura 1.60, talla 30 y disponibilidad de horario.

Ante dicha publicación, diversas personas físicas y asociaciones civiles dedicadas a combatir la discriminación presentaron una demanda por daño moral en contra de la empresa. Después de un estudio minucioso, nuestro máximo tribunal en el país precisó, entre otras cuestiones, con relación a dichaconvocatoria de trabajo, que no se justificaba la “razonabilidad de la diferencia de trato”, puesto que se exigía como requisito la edad de 18 a 25 años, sin que existiera causa justificada para que dicha edad fuese considerada como la indicada para realizar la referidatarea laboral, razón por la cual se encontraba configurada una violación a nuestra Constitución y a los tratados internacionales de los que el Estado mexicano es parte.

Aunado a ello, no puede pasar desapercibido el hecho de que la discriminación laboral en comento se lleva a cabo a pesar de que, desde el punto de vista médico, un individuo de entre 35 y 55 años goza de salud óptima para desempeñar con excelencia su labor profesional y, sobre todo, tiene algo que difícilmente las generaciones de hoy poseen, que es experiencia y un gran sentido de responsabilidad.

No podemos seguir permitiendo que se excluya a un grupo poblacional de las ofertas de empleo por el simple hecho de ser considerado como mayor, ya que,como sabemos, los avances médicos y la mejor calidad de vida ha propiciado que año con año se incremente la edad promedio de las y los mexicanos, por lo que si tomamos en cuenta que actualmente la esperanza de vida es de 78 años para mujeres y 73 años para hombres y ello seguirá incrementándose en los años subsecuentes, la realidad es que en un futuro únicamente trabajaremos aproximadamente el 20% de nuestra vida y el resto de los años ¿Qué haremos?, ¿De qué viviremos? ¿En dónde aportaremos nuestros conocimientos?

Los retos son demasiados; por eso que espero que, como sociedad y en conjunto con nuestras y nuestros representantes populares, no solo encontremos respuestas, sino trabajemos en una agenda común que visualice esta problemática y sus posibles soluciones.

¿Qué opinan? Nos leemos pronto.