El miedo no anda en burro por Omar Rodríguez

En Palacio Nacional se vieron obligados a aplanar la curva por la urgencia de salir a hacer campaña disfrazada de “giras”. Ante el descontento de cada vez más gente y una oposición más sólida, parece ser que este es el virus que sí le preocupa al presidente. Tanto que se ve en la necesidad de actuar rápidamente, ya que, a casi menos de un año de las elecciones del 2021 se está formando nuevamente un bloque de partidos a su merced, que ocupará como vacuna para erradicar a la oposición; su verdadera pandemia.
El jueves pasado se anunció la coalición MORENA-PT-PVEM, fórmula que ya sucedió en Puebla el año pasado. Según sus dirigentes nacionales, el próximo 4 de julio se hará una jornada nacional virtual en las 64 mil secciones electorales del país, con el argumento de respaldar el proyecto del Gobierno Federal y reforzar las medidas que representa la emergencia sanitaria. Está claro que al presidente le urge salirse de temas que no controla y enfocarse en lo que él domina: ser candidato.
Lo que ocurrirá en el mes de julio no es una mesa de diálogo, no es un foro ciudadano, no es una de esas consultas que tanto le gusta al ejecutivo federal; es más una movilización para mostrar su fuerza electoral a la oposición y gran parte de eso será a través de todos los “beneficiados” de los programas sociales, quienes serán su base para los próximos comicios. ¿Será que le tienen miedo a la oposición y la ciudadanía inconforme con el gobierno federal, como para hacer algo así en plena crisis? Y ¿Por qué no lo hicieron al inicio de la pandemia cuando más se necesitaba?
Creo que en Acción Nacional no nos debemos cerrar a la idea de hacer alianzas. Y considero dos posibles formas: la primera, y la más importante, debemos hacer una alianza permanente con los ciudadanos. Muchos mexicanos no son afines a ningún partido porque no entiende y no puede creer lo que está pasando. La gente ya no cree en la política, ya no cree en los gobiernos, ni cree en las instituciones. Es nuestro trabajo generarle a todo ese sector de la población soluciones y esperanza tangible, pero, sobre todo, confianza de volver a creer.
Y, la segunda, si va a surgir alguna alianza de Acción Nacional con otros partidos políticos que estén inconformes con los gobiernos actuales, debe existir congruencia. Ya hemos cedido mucho en otras ocasiones y piden más de lo que aportan, hoy la aportación debe ser con equidad, no solo para el PAN, sino para toda la coalición. En esta misma sintonía, estas aportaciones individuales de cada partido deben congeniar y debe existir una intersección con nuestra ideología panista.
Tenemos el 2021 a la vuelta de la esquina y todos los motores se están preparando, por lo cual no podemos bajar la guardia ante nada. Hoy más que nunca, nuestro país, nuestra gente, nos necesita firmes, seguros y decididos a luchar por recuperar lo que hemos visto caer en estos meses de gobierno. No es un tema de partido, o de oposición, se trata de navegar en el mismo barco, guiados por una brújula más grande con rumbo hacia: salvar a México.