PONGÁMONOS ‘LA VERDE’.

Por: Pepe Rendón.

Hay una frase publicitaria tan exitosa que se adoptó en el vocabulario popular para hacer referencia no solo al uso de una prenda, también para describir un interés en común y la fervorosa suma de voluntades para respaldarlo: ‘ponte la verde’.

Los mexicanos no solo nos hemos puesto ‘la verde’ para el deporte, lo hemos hecho para solidarizarnos, por poner un ejemplo, ante el sismo de 2017.

Resulta inusual que la situación de muchos niños que padecen cáncer ante la carencia de sus tratamientos, el aumento de feminicidios, el covid-19 y la crisis económica que derivará, no sean suficientes para solidarizarnos y “a contrario sensu” se compren tan fácilmente ideas que buscan dividirnos como sociedad (y no me refiero a la esfera política).

Pongámonos ‘la verde’ al menos siendo empáticos con el sufrimiento del otro, y si está en nuestras manos, haciendo algo al respecto; pongámonos ‘la verde’ al respetar a quienes libre, pacíficamente y sin afectar los derechos del resto se manifiesta sin importar que sea empleando automóvil último modelo; pongámonos ‘la verde’ que simboliza lo que la ciudadanía tiene en común: amor por México que va más allá de fanatizar con la idea de estar a favor o en contra de un proyecto político, como si todo fuera blanco o negro y como si se quisiera homogeneizar a un país tan plural como el nuestro, siendo ésta una cualidad y no un defecto.

* * * * *

Las MiPymes traen bien puesta ‘la verde’ a pesar de la pandemia, de la falta de programas gubernamentales integrales que les permitan contener sus efectos y no obstante los retos que deben enfrentar para adaptarse a las nuevas necesidades en poco tiempo.

Con ese temple siguen demostrando porque son capaces de generar alrededor del 70% de empleos y cerca del 50% del PIB del país (según cifras del INEGI y de la CONDUSEF).

¿Se imaginan el potencial de este motor económico si tuviera acceso a financiamiento y capacitación a su medida? Mientras eso suceda, mucho podemos aportarles si adquirimos sus productos y servicios principalmente en esta época.

* * * * *

Sostenía Albert Einstein que ‘si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo’, y la frase encuentra más sentido si lo que se está haciendo ahora fue tan duramente señalado en el pasado.

La inseguridad en México está rebasando a las autoridades, la estrategia planteada no está funcionando y se está retomando en buena parte la implementada en sexenios anteriores.

El atentado contra el Secretario de Seguridad de la CDMX, los sucesos violentos ocurridos en Guanajuato y el atroz homicidio del juez federal Uriel Villegas y su señora esposa, no son cosa menor para usarse políticamente, más bien deben ser la gota que derrame el vaso para tomar cartas en el asunto pronto.

El fortalecimiento de las policías de mando federal y local, aplicación de inteligencia financiera para desarticular las operaciones multimillonarias del crimen organizado y el blindaje de los encargados de procurar e impartir justicia especialmente en este campo, son algunos de los ejes que se deberían discutir para pasar a la acción, porque encomendar al ejército toda la responsabilidad no es suficiente, a pesar de que en términos generales trae bien puesta ‘la verde’ al dar la batalla.

Para lograr cambios positivos y grandes, se requiere la suma de esfuerzos, se requiere que nos ‘pongamos la verde’.