PONGÁMONOS ‘LA AZUL’.

Por: Pepe Rendón.

Comienzo poniendo sobre la mesa cinco premisas: Calidad moral, congruencia, rectificación, unidad y ciudadanización; mismas que ahora se definirán en cinco frases de la autoría de distintos personajes:

Calidad moral: ‘La conciencia es como un vaso, sino está limpio ensuciará todo lo que se eche en él’ Horacio.

Congruencia: ‘Que tus acciones no desmientan tus palabras’ San Jerónimo.

Rectificación: ‘Ni el error de ruta, ni el fracaso, ni la más amarga duda, son peligros de la acción; al contrario, son parte de nuestra motivación’ Manuel Gómez Morín.

Unidad: ‘Yo hago lo que Usted no puede y Usted hace lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas’ Madre Teresa de Calcuta.

Ciudadanización: ‘No puede haber democracia diaria sin ciudadanía diaria’ Ralph Nader.

Coincidiremos en que si un líder o una institución carece de estas características seguramente no podría ser un buen líder o una buena institución, aclarando que en este caso no estoy aludiendo al presidente AMLO, al gobernador Barbosa, a la edil Claudia Rivera o a Morena, más bien el ejercicio de esta ocasión trata de la introspección de Acción Nacional, de las personas y de la institución.

Para lograr equilibrios en el 2021 habrá que añadir más de las cinco premisas aquí expuestas, pero no se podrá partir favorablemente sin considerar éstas.

En los últimos días se han presentado una serie de señalamientos en contra de actores políticos de nuestro partido, y habrá que preparase porque circularán más; sin embargo cuando el señalado goza de calidad moral y se conduce congruentemente, le será fácil desmentirde cara a la sociedad cualquier acusación y la institución no se dañará; la presunción de inocencia es un principio jurídico, pero también se requiere de la defensa política en estos casos porque los encargados de juzgar serán los ciudadanos.

Se deben rectificar los errores del pasado, asumir responsabilidades y trazar una estrategia a la altura de las nuevas circunstancias; la ciudadanía exige soluciones y votará por quien las proponga, no por quien solo exhiba la incompetencia de sus opositores.

La auténtica unidad se construye, ni se impone ni se simula, parte del canal institucional, va abriendo camino por conducto de los liderazgos (íconos, intermedios, todos) y desemboca en toda la militancia; para que se logre no podría seguir otro proceso. Se requiere voluntad, apertura y generosidad de todos los involucrados para fortalecer al partido ahora que tanto se requiere.

Es iluso considerar solo nuestras ideas o las de los expertos para desarrollar un plan en beneficio de Puebla y de México, tendremos que volver a conectar con la ciudadanía, más que hablarles, escucharles, no solo tomar sus problemas como banderas electorales, más bien siendo empáticos con éstos y buscar salidas que consigan resultados.

El PAN requiere de la apertura de sus dirigentes, del compromiso de todos los panistas y de la alianza con la ciudadanía para consolidar una Puebla y un México mejor para todos.

El PAN trasciende no solo por los personajes, sino por sus ideales, recordémoslo; los personajes son mortales, pero las ideas perduran.

Pongámonos la azul’ y…los tiranos temblarán…,¡…es la hora de luchar…!’.